Un agente queda impune tras disparar, causando su muerte, a un hombre que atacaba a su compañero.

0
14
Imprimir

El hecho sucedió el 26 de agosto de 2015, cuando varios agentes, junto a sanitarios del 061, se presentaron en la casa del hombre, que convivía con su mujer y su bebé, en Ponteareas, Pontevedra. Acudieron como respuesta a una llamada que informaba de posible violencia doméstica. El fallecido mostraba estar cada vez más nervioso, incluso llegó a amenazar a los agentes. Fue entonces cuando se abalanzó contra un agente con un cuchillo y un tenedor, intentando agredirle y causarle daño.
 
A causa de esta situación, el agente implicado intentó ayudar a su compañero, disparando al agresor en la pierna, pero como confirmó el juez en la sentencia que le absuelve, debido al movimiento del hombre y la tensión de la situación, el disparo impactó en el abdomen, causándole heridas mortales.
 
En la sentencia del 27 de noviembre de 2017 del Juzgado de lo Penal nº2 de Pontevedra, el juez también explica que la intención del agente era desde el primer momento la de simplemente herir, y como” el ser humano no es perfecto”, falló el tiro. Por lo tanto, entiende que debe quedar absuelto de la acusación de delito de homicidio imprudente. [Guillermo Carrasco Gil]
 
Fuente: Comunicación Poder Judicial.
Acceder a la Comunicación y a la Sentencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here