No procede el cambio a otro centro escolar, en el que cursa estudios una hermana solo de madre, con el fin de evitar el trastorno, tiempo y riesgos para una menor de 6 años, que durante cinco días a la semana se vería someti­da a un traslado a un centro escolar, que se en­cuentra en las afueras de la ciudad y para lo que se tendría que levantar a las seis o seis y media de la mañana. Falta de acreditación de que el nuevo cen­tro escolar ofrezca una mayor calidad educativa, por lo que no se debe imponer un cambio cuan­do consta la adecuada integración de la menor al centro al que acude.

0
16
Imprimir

AAP de Córdoba (Sección 1ª) de 21 de mayo de 2020, rec nº 12/2020
Accede al documento

“(…) lo relevante en este tipo de controversias no es el deseo de los progenitores, por bien intencionado que pudiera parecer, sino determinar cuál sea objetivamente lo mejor en interés del menor en relación a la singular cuestión controvertida entre sus progenitores.” (F.D. 2º)

“Presupuesto lo anterior y en la revisión que comporta la alzada de todo lo actuado en la instancia, no apreciamos error alguno en la resolución de instancia, pues la atribución al padre de la facultad de decidir a que centro escolar acudirá Felicidad se resuelve sobre «el superior beneficio de la menor», evitando el propio trastorno, tiempo y riesgos para una menor de 6 años que durante cinco días a la semana se vería sometida a un traslado a un centro escolar que se encuentra en las afueras de la ciudad y para lo que se tendría que levantar a las seis o seis y media de la mañana.

En conclusión, es absolutamente correcta la decisión de la Juez de instancia, cuyos razonamientos no son desvirtuados en la alzada. En la misma se ha dado prioridad al superior interés de la menor sin que conste que el nuevo centro escolar ofrezca una mayor calidad educativa, por lo que no se debe imponer un cambio cuando consta la adecuada integración de la menor al centro al que acude.” (F.D. 3º) [E.G.L.].

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here