Daño moral y físico-psíquico por nulidad matrimonial: condena de la mujer a pagar 50.000 euros, por daño moral, y 12.191,42 euros por daño físico-psíquico, por haber hecho creer al marido que el hijo que esperaba era suyo, cuando, en realidad, era de un piloto, con el que había mantenido una anterior relación de noviazgo y con el que había tenido relaciones sexuales.

0
132
Imprimir

La SAP Madrid (Sección 8ª) núm. 231/2019, de 24 de mayo, rec. nº 975/2018, ha conocido de un caso no muy frecuente, en relación a un matrimonio declarado nulo por un Tribunal Eclesiástico.

Ha acogido, así, una demanda de resarcimiento del marido a quien la mujer le había hecho creer que la hija que esperaba era suya, razón por la cual se había casado con ella, cuando, en realidad, era de otro hombre (un piloto) con el que había mantenido una relación de noviazgo, que rompió para reanudar la relación con quien posteriormente se acabaría casando (los cónyuges habían sido novios durante cuatro años, interrumpiendo su relación durante unos dos años en los que el marido estuvo en el Seminario). La indemnización se ha fijado en 50.000 euros, por daño moral, y en 12.191,42 euros, por daño físico-psíquico.

El demandado argumentaba que, después de casarse empezó a sospechar que su mujer le era infiel, porque la misma recibía llamadas y mensajes de un compañero de trabajo, si bien ella lo negaba, hasta que, tres años después de celebrarse el matrimonio, tras una discusión, le dijo que iba a divorciarse y que se iba a vivir con el verdadero padre de la niña, ante lo cual decidió hacerse una prueba de paternidad, que descartó que él fuera el padre biológico. Descubrió, además, que la mujer lo sabía desde hacía dos años antes, pues, el anterior novio se había sometido a una prueba que había dado como resultado que él era el padre biológico.

El marido interpuso demanda de resarcimiento contra la mujer y el padre biológico, por haberle ocultado que no era el padre de la menor, circunstancia esta que ambos sabía, al menos desde que el anterior novio se había hecho la prueba de paternidad. La demandada se opuso, argumentando que, al tiempo de casarse, pensaba que su marido era el padre de la hija que esperaba y que, cuando supo que no lo era, se lo había comunicado a su esposo, que, sin embargo, no quiso dar credibilidad a los resultados de la prueba para salvar el matrimonio.

La demanda fue desestimada en primera instancia, pero estimada en segunda instancia, condenándose a la mujer demandada (y absolviéndose al anterior novio), por aplicación del art. 1902 CC.

Observa la Audiencia que la mujer había mantenido antes del matrimonio relaciones sexuales esporádicas con su anterior novio, “existiendo cercanía temporal en una de ellas y en la que la citada”, por lo que claramente “la duda sobre la paternidad era una realidad por ella conocida de forma necesaria, que no comunicó, como exige una actuación leal y de buena fe, al que entonces era su novio, y más al contrario, le manifestó que se había quedado embarazada de él, lo que determinó que contrajesen matrimonio en los meses posteriores” y que la niña que nació fuera considerada cono “hija suya e inscrita como hija matrimonial de ambos, manteniendo el apelante una relación afectiva con la niña derivada de su considerada relación paternal, con los consiguientes e intensos vínculos que esa situación genera”.

Concluye que, al haber comunicado la demandada al demandante “las dudas sobre la paternidad biológica de la menor, ni en el momento de conocer que estaba embarazada, ni posteriormente” (cuando tuvo conocimiento cierto de que el otro demandado era el padre biológico de la niña”, “concurren los requisitos que el art. 1902 CC exige, es decir, un comportamiento o conducta culposa que ha generado causalmente un daño derivado de esa ocultación” [J.R.V.B.].

Acceder a la SAP Madrid (Sección 8ª) núm. 231/2019, de 24 de mayo, rec. nº. 975/2018.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here