Custodia compartida: revocación de la sentencia que la establece, al recaer durante la sustanciación del recurso de casación, una condena penal del padre, por un delito de maltrato habitual y otro delito continuado de vejaciones injustas contra la mujer. Existencia de un patrón de conducta prolongado en el tiempo, que constituye una expresión inequívoca de desprecio y dominación del hombre sobre la mujer delante de la hija común, con palabras directamente dirigidas a la menor sobre la valoración que su padre tiene de su madre, claramente vejatorias y manifiestamente dañinas para el ulterior desarrollo de la personalidad de la pequeña. El padre proyectaba sobre la menor su problemática de pareja, existiendo un comportamiento constitutivo de violencia doméstica elevado a la condición de delito (se dirigía a la madre con palabras tales como “puta” o “zorra” y le decía a la hija de 6 años que su madre “era una puta” y que “se follaba a Baltasar”).

0
83
Imprimir

STS (Sala 1ª) de 29 de marzo de 2021, rec. nº 3110/2019
Accede al documento

“En el caso presente, no nos encontramos ante un supuesto de meras desavenencias entre los progenitores con típicos desencuentros propios de su crisis matrimonial. Tampoco ante excesos verbales, en incidentes puntuales y aislados, que no afectan al interés superior de la menor de disfrutar de una custodia como la debatida en este proceso, sino ante un patrón de conducta prolongado en el tiempo, que constituye una expresión inequívoca de desprecio y dominación del demandado sobre la actora, que trasciende al demérito de la misma delante de la hija común, con palabras directamente dirigidas a la menor sobre la valoración que su padre tiene de su madre, claramente vejatorias y manifiestamente dañinas para el ulterior desarrollo de la personalidad de la pequeña. El padre proyecta sobre la menor su problemática de pareja y un comportamiento constitutivo de violencia doméstica elevado a la condición de delito. Así resulta claramente de la declaración de hechos probados de la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal, que impone además al demandado una orden de alejamiento con respecto a la recurrente.

(…) en la tesitura expuesta, no podemos considerar que un régimen de custodia compartida sea conveniente para el interés y beneficio de la niña; pues existe una dinámica de imposición del demandado y desconsideración hacia la actora, que además proyecta sobre la hija común, que no genera un clima proclive a su establecimiento, que requiere una intensa colaboración entre los progenitores y un modelo de respeto recíproco que además sirva de ejemplo o pauta de actuación para la menor que, en este caso, no concurre por el comportamiento del padre.” (F.J.3º) [A.B.B].

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here